Adrià Sánchez, piloto Júnior de WP Eric Augé y colaborador de enduromagazine, tuvo la fortuna de que el seleccionador de la Federación Española, Iván Cervantes lo llamara con la idea de sustituir a Sergio Navarro, que desafortunadamente sufría una lesión y no podía debutar con el equipo de la RFME Júnior Team en la primera prueba del mundial de enduro, que se celebró este pasado fin de semana en Dahlen, Alemania.

El joven Adrià estaba súper emocionado y agradecido por esta magnifica oportunidad, que lógicamente no dejó pasar. Ya la pasada temporada debutó en alguna prueba del Mundial de EnduroGP, por lo que Adrià intuía que esta sería dura y compleja.

Adrià Sánchez, comenta:

“El recorrido y las especiales eran bastante planas, por un terreno muy blando y bacheado que combinaba arena, raíces y zonas de barro. Lo mas complicado era el paso por unos barrizales impresionantes. Hay que tener en cuenta que llevaba un mes lloviendo en la zona y aunque en la semana de competición había cesado, el terreno se encontraba muy blando y en algunas zonas el barro era bestial.

Me chocó ver a los marshall vestidos con unos trajes parecidos al neopreno, con largas botas y en sus manos un largo gancho con la punta acolchada… ¡Ostras, después de encallarme lo entendí rápidamente! será posible!!, todo ello estaba preparado para tirar de las motos cuando nos quedábamos atrapados, lo peor de todo era que la gente, por cierto, miles de seguidores abarrotaron estas zonas y se dedicaban a indicarte que pasaras por los pasos mas complicados y en caso de hacerles caso, te quedabas enganchado hasta las trancas, perdiendo unos minutos vitales. A mi me liaron en uno de estos pasos para que pasara y lógicamente me enganché, perdiendo bastante tiempo, por suerte al final me ayudaron y pude reemprender la marcha.

Me sorprendió también ver que en todas las especiales, menos una, les ponen un toque extreme, habían montado diversos elementos naturales, como troncos, piedras, incluso en una recta del rally también habían preparado una zona tipo extrema.

La carrera está muy bien organizada y es impresionante ver la multitud de gente siguiendo en directo la prueba, tanto en el Súper Test del viernes, que estaba a tope, como en las especiales, y esto que los espectadores pagan más de 10€ para ver la competición… ¡asombroso!.

Holcombe salía primero, mientras que yo arrancaba sobre las 9h 40m, terminaba el paso del control horario final sobre las 17:10h, íbamos por el rally dentro del bosque prácticamente de noche, con muy poca visibilidad. Hacíamos tres vueltas de unos 240 kilómetros diarios, total unas 7h 30m encima de la moto.”

Piensa que competimos el viernes por la noche y las dos jornadas de sábado y domingo, pero durante la semana, nos levantábamos sobre las 6:30h que ya era de día, para caminar y reconocer todas las especiales, por lo que hemos hecho otros tantos kilómetros a pie, el cansancio se acumulaba. 

Me doy cuenta que para poder estar entre los diez primeros necesito entrenar mucho más, principalmente el aspecto físico. Es muy difícil entrar en el grupo de los Top Ten, pero creo que mejorando este aspecto me veo en condiciones de estar entre ellos, este será mi objetivo de cara a Portugal.»

Fuente: enduromagazine©