La Copa Enduro 4 Estaciones ha recalado el pasado fin de semana en la localidad asturiana de Tuña, donde se ha celebrado la tercera ronda del certamen con la participación de 177 pilotos.

El sábado tenía lugar la vuelta de reconocimiento, en este caso, a un precioso recorrido de 39 kilómetros, con abundantes senderos de verdadero enduro, repartidos por la verdes montañas que rodean Tuña y que confieren a esta prueba un carácter único. Un tramo cronometrado de 3 kilómetros servía para establecer las posiciones de salida, obteniendo el mejor registro el piloto de Sherco Dani Gibert, quien por la tarde se imponía igualmente en la tradicional subida imposible que forma parte del evento.

El domingo, con tres vueltas a cubrir por delante, tomaba la iniciativa Iñaki Ardaiz, pero Gibert se ponía en cabeza al filo del segundo giro, adoptando un ritmo de carrera que nadie iba a poder seguir y llegando a meta con un holgado margen sobre el segundo clasificado, Raúl Berguño. El podio lo completaba el navarro Iker Alemán.

El campeonato descansa ahora durante un par de meses, reiniciando su andadura el último fin de semana de julio, que será cuando se dispute la vigésimo cuarta edición de la popular y siempre multitudinaria Merindades, que este año cambia de nombre y de emplazamiento, puesto que a partir de ahora se denominará Raid MerinGrades, teniendo también como escenario Asturias, concretamente, la localidad de Grado.

Dani Gibert:

«Ha sido una carrera machacona y bonita de verdad, con tanta montaña, subidas y bajadas, piedras, raíces… No había descanso, además de que estaba todo muy embarrado y costaba adelantar a los doblados porque en los estrechos senderos muchas veces no había sitio material para hacerlo.

 

Durante la primera vuelta llevaba detrás a Iñaki Ardaiz, que venía empujando fuerte en los caminos, así que le he dejado pasar. Luego, en la segunda le he visto en una de las zonas trialeras y me he ido acercando hasta superarle. Entonces he comenzado a tirar hasta conseguir una ventaja de unos dos tres minutos y ya no he vuelto a tener a nadie cerca. Mi 300 dos tiempos, que es prácticamente de serie, ha funcionado como un reloj y yo he aguantado bien, aunque en la tercera vuelta ya estaba un poco más “blandito”. Ahora me toca prepararme para la Gordexola Xtreme, que corro a final de mes».

Fuente y fotos: Carlos Larreta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies