A principios de octubre se celebró en la población de Solsona (Lleida), una prueba internacional de Enduro Vintage, concretamente el tercer evento puntuable para el FIM Europe Vintage Championship 2019, junto con la séptima ronda del World Enduro Super Series (WESS).

 

Las míticas todo terreno de diferentes épocas, recién llegadas de varios países europeos, quedaban expuestas en el parque cerrado de la “Plaça del Camp”, en el centro antiguo de Solsona. Los aficionados y entusiastas de estas máquinas disfrutaron contemplándolas, impecables y listas para competir en la zona del paddock. Los 50 pilotos a los mandos de marcas históricas como Montesa, Bultaco, Ossa, Maico, SWM, Fantic, Gilera, Italjet, Gori, Puch, Zundapp, Kramer-it, Can-Am, Cagiva, KTM, Husqvarna, Beta, BMW e incluso una exclusiva Harley Davidson, hicieron las delicias de una gran multitud de asistentes. Las clásicas están de moda, precisamente uno de sus pilotos nos comentó que en el mismo fin de semana se celebraba otra prueba puntuable para el Campeonato de Francia todo terreno, de no ser así, seguro que hubieran competido bastante más máquinas.

La misma tarde del viernes, sus valientes propietarios, desfilaron junto a los pilotos del WESS, en un bonito recorrido por las estrechas calles de Solsona, aportando un toque especial al evento, que fue seguido en directo por un numeroso público. Seguidamente, los pilotos se dirigieron hasta la primera especial de la carrera, en una pista ancha y de buen piso que se había regado y adaptada para la ocasión.   

Celebrando mangas de diez pilotos y con salida al estilo motocross, los pilotos vintage se enfrentaron a sus competidores, reviviendo auténticas batallas de la época, en busca del mejor crono.  

Xavi Arenas con una flamante Montesa, después de una intensa batalla con Oriol Vila también con Montesa, lograba la victoria de la clase C3, marcando el mejor registro. 

El sábado por la mañana los pilotos vintage, fueron los primeros en arrancar el evento, realizando un selectivo recorrido por la montaña desde Solsona hasta las instalaciones del SIP Bassella, después de una asistencia, seguidamente completaban una especial, regresando nuevamente a Solsona, por otros senderos específicos, aunque igualmente intensos y largos que gustaron a la mayoría de los participantes. Respecto a las especiales, una rápida y la otra más técnica y larga, los pilotos Vintage también se enfrentaron a las mismas cronos que lo hacían los pilotos del WESS ¡con saltos incluidos!!

La clasificación final de la carrera entre las diversas categorías terminaba, en Classic A, victoria de Luca Ranalli con una Italjet. Respecto al primer piloto de casa, Carles Salinas (Bultaco), entraba en la tercera plaza.

En Classic C, victoria de Oriol Vila (Montesa) después de una reñida batalla con Xavi Arenas (Montesa), que lograba la segunda plaza. Un resultado de Arenas en Solsona que le permite conseguir los puntos suficientes y a falta de una prueba, ganar el título del FIM Europe Vintage en su categoría.

El italiano Marco Graziani consiguió la victoria en los Classic D, la categoría más numerosa y en la que Jordi Riera con Montesa, finaliza en la tercera posición.    

Finalmente en la Classic X Open, otro italiano, Gaetano Enrico Terruso, con una Cagiva, fue el piloto más rápido, superando a su competencia. En esta categoría participaron dos espectaculares BMW GS80 Six Days cuyo sonido tan especial bramando por las especiales, seguro que quedará en el recuerdo de los aficionados. Al igual que la sorprendente Harley Davidson de Giovanni Bussei, que en un terreno más favorable como el del SuperTest, consiguió nada menos que finalizar en la cuarta plaza, ante el escepticismo de los espectadores. Entre los nuestros, el mejor fue Xavi Pons con su Montesa, siendo séptimo. 

Fuente y Fotos: enduromagazine©