Gerard Farrés arranca un ambicioso proyecto con la vista puesta en el pódium de Lima y con el objetivo de convertirse en el primer español en ganar la categoría.

Gerard Farrés es un piloto carismático. Pone toda su ilusión y energía en lo que hace, y así lo transmitió en la presentación de esta mañana de su nuevo proyecto para el Dakar 2019 celebrada en Vic. Tras un entrañable vídeo recordando sus increíbles logros sobre las dos ruedas (un histórico tercer puesto en 2017 y un quinto en 2018, año de su retirada de las motos), el piloto de Manlleu desveló para medios y amigos sus armas secretas para la próxima edición de la carrera sudamericana.

Después de tomar la decisión de dejar las motos debido a la multitud de lesiones que había sufrido, Gerard tuvo la oportunidad de probar un Can Am en Marruecos y una idea surgió en su mente: “Me quedé impresionado y decidí que ese sería mi futuro, volvería al Dakar el Buggys”, recuerda. Tras meses de duro trabajo el proyecto fue tomando forma y llegó la posibilidad de estar en el equipo oficial Monster Energy Can-Am: “Ya en el pasado Dakar comenzamos a tener contactos con South Racing, preparador que gestiona los Can-Am del equipo oficial. A la vuelta de la carrera me llamó Santi Navarro para disputar el Campeonato de España con su equipo FN Speed, así que con ellos pude adaptarme muy bien al coche y finalmente, en junio, cerramos un acuerdo con el equipo Monster Energy Can-Am para correr el próximo Dakar junto a Reinaldo Varela y el americano Casey Currie. Una grandísima oportunidad”, comenta Farrés.

La estructura es del máximo nivel y aspira a repetir la victoria alcanzada el año pasado por el brasileño Varela, con un vehículo muy evolucionado y, sobre todo, fiable. Las tres unidades oficiales tienen las últimas especificaciones y cuentan con un rendimiento de primer nivel, muestra de ello fue el segundo puesto de Farrés y Oliveras en el pasado Rally de Marruecos: “El equipo ha desarrollado el coche para ganar. Tenemos muy buen material y lo vamos a aprovechar, se trata de un Side by Side muy serio y para ir rápido hay que ir atento. A diferencia de la moto aquí voy mucho más seguro, pero en Marruecos perdí 4 kg de peso por el estrés, sabemos que no podemos fallar y vamos al límite, hay que estar muy concentrado para no cometer errores”, indica Gerard.

Dani Oliveras se suma al proyecto tras un año agridulce buscando una moto para estar delante en la clasificación. La oferta nunca llegó, pero sí lo hizo la llamada de Farrés para embarcarse con él en esta nueva aventura: “He peleado mucho para conseguir una moto puntera, pero no ha podido ser y cuando me llamó Gerard no lo dudé. Es un trabajo diferente pero los coches también son mi pasión y este camino puede llevarme a nuevos retos en el futuro. Trabajamos muy bien juntos y nos hemos adaptado perfectamente en el coche, sobre todo para coordinar las indicaciones de navegación ya que cada uno tenemos nuestro estilo personal, hemos consensuado la manera de navegar y de entendernos en el coche”, comenta Dani.

Una de las cualidades del equipo es, sin duda, la experiencia. Entre piloto y copiloto suman 16 dakares con unos resultados muy sobresalientes en moto, lo que supondrá una ventaja extra en la próxima edición, como comenta Farrés: “Conocemos muy bien la carrera, hemos competido al máximo muchos años y sabemos lo que necesitamos para estar delante. Dani es un navegante perfecto y un mecánico de primera línea, además de un excelente piloto, así que junto con el equipo creo que tenemos las herramientas adecuadas para correr con garantías”.

Técnicamente el Can Am es un vehículo 4x4 muy evolucionado. Cuenta con un motor de 1000 cc y 180 CV, Turbo y transmisión por variador. El chasis y el arco de seguridad cumplen con la normativa FIA para poder inscribirlo en la categoría SxS y cuenta con un depósito de 140 litros para alcanzar los 280 km de autonomía que exige el reglamento. Las suspensiones son espectaculares, con unos recorridos de 450 mm delante y 500 mm en el eje trasero que le permiten rodar a ritmo muy alto en las zonas más rotas. El apartado técnico se completa con unos potentes frenos J. Juan para detener todo el conjunto de aproximadamente 1100 kg de peso. Un vehículo ideal para atacar el exigente recorrido que propone ASO y atravesar con fiabilidad las complicadas dunas de Perú.

Anfitriones y medios han disfrutado de una mañana cordial y distendida a pocos días del comienzo de la 41º edición de una carrera que Farrés no ha dudado en calificar como “un Dakar trampa” por la dureza que supondrán tantos kilómetros de arena en tan sólo diez días de competición. Ambición y experiencia no les falta, ¿qué les deparará esta edición 2019?

Fuente y Créditos Fotografías: ©Monster Energy Can-Am y ©Roger Rovira

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies