A falta de cinco pruebas para acabar el Mundial tiene 28 puntos de diferencia sobre Jonass.

Jorge Prado suma y sigue. El gallego se encuentra en estado de plena forma y su racha de éxitos parece no tener límite. Después de lograr dar caza a su rival en el campeonato, Jorge sigue golpeando la moral de Pauls Jonass día a día y con su victoria en Lommel pasa a ser el claro favorito de cara al título. En la capital europea del motocross el lucense dominó de una forma insultante para sus rivales, liderando todas y cada una de las vueltas y no dejando que nadie pudiera aguantar su ritmo. Además rompió los nervios del letón campeón del Mundo, que se dejó en el envite 17 puntos.

Dicen los pilotos de motocross que las carreras en arena son la madre de todas las batallas. Los mundialistas las preparan a conciencia porque son las citas que suelen marcar las grandes diferencias en el campeonato. La arena es traicionera, el circuito cambia en cada vuelta, los baches son cada vez más profundos y solo alguien que se encuentre en plena forma puede aguantar una manga completa de 35 minutos sobre este terreno. Cuando la familia Prado García tomó la difícil y crucial decisión de venirse a vivir a Lommel, en Bélgica, una de las razones de más peso era la “maldita” arena. Ellos también sabían que para triunfar en este deporte hay que tener mucho talento, muchísima dedicación y dominar con soltura el terreno blando. La apuesta funcionó, Jorge pasó a moverse como pez en el agua sobre los circuitos de arena y ahora mismo no solo es uno de los mejores pilotos del mundo sobre este terreno, sino que además es líder del Campeonato del Mundo de MX2 y desde hoy, el máximo favorito para llevarse el título.

Y si Jorge es el rey de la arena, Lommel es la catedral mundial del motocross y su Gran Premio, el más cotizado del año. Por eso, porque ellos mismos, los pilotos, saben que ganar aquí solo lo consiguen los mejores, el paddock del Campeonato del Mundo está rendido a este “niño” español de 17 años que por segundo año consecutivo se lleva la victoria en la mítica pista. Para Jorge esta carrera era especial por muchas cosas; primero por correr a poco más de un kilómetro de su casa y hacerlo delante de todos sus amigos, muchos de sus patrocinadores y hasta sus compañeros de colegio; además, esta era la primera carrera en la que Jorge tomaba la salida con la placa roja de líder del campeonato sobre su KTM-Red Bull y todo el mundo se preguntaba cómo asimilaría el chavalín tanta presión: “Claro que tenía presión, intentas no pensarlo, pero por todas partes ves banderas, camisetas con tu nombre y gente que da por hecho que vas a ganar. Hasta te dicen que como es un circuito de arena vas a ganar fácilmente…”

Y Prado, que está acostumbrado a estos escenarios desde que era muy pequeño, ni se inmutó. El sábado, con un calor infernal, guardó fuerzas en los entrenamientos y después atacó en la manga clasificatoria para poner una nueva muesca en el particular duelo con su compañero Pauls Jonass. Con la pole position en su bolsillo y con la contundencia habitual que aplica en todas sus arrancadas, Jorge hizo el holeshot en la primera manga y se dispuso a imponer su dominio bajo la vigilancia del campeón del mundo, que daba todo para intentar seguir al gallego. Tanto, que en la décima vuelta el letón se fue por los suelos y fue superado por varios pilotos. De esa forma Prado ganaba esa manga inicial sin contestación y dejaba a Jonass en la cuarta posición, por detrás de Covington y Olsen. Eso significaba aumentar la ventaja del campeonato en otros siete puntos.

La situación se repetía en la segunda manga, Jorge marcaba el holeshot y además, esta vez, Jonass salía mal. Prado funcionó como un reloj, absorbiendo los baches como si no existieran y haciendo fácil lo que para el resto de pilotos era un drama. Covington intentó seguirle unas vueltas, pero claudicó en el intento y se conformó con la segunda plaza en el cajón por delante de su compañero Olsen. La salsa en esta manga la puso el joven local Jago Geerts, que hizo una buena remontada hasta el segundo puesto y Jonass, intentando reducir su sangría y remontando, tras una nueva caída, hasta el sexto puesto. Prado no tenía demasiado que narrar al bajar del podio: “No hay mucho que contar, he salido primero en las dos mangas, me he encontrado cómodo y he rodado a mi ritmo. Cuando ganas así parece fácil, ni siquiera estoy cansado, si me dicen que mañana tengo que entrenar, allá voy…” Y soltaba una carcajada mientras se zambullía en un cubo de agua helada para relajar los músculos.

En la categoría de MXGP Jeffrey Herlings quiso dejar claro que es el rey de la arena y después de ser el más rápido durante todo el fin de semana, ganó de forma aplastante las dos mangas y pone la directa en el campeonato con 36 puntos de ventaja sobre Cairoli. Los dos españoles presentes cuajaron una buena actuación, Butrón sumó 10 puntos, terminando 17º y Ander Valentín estuvo a punto de sumar puntos en la primera manga.

 

Ahora el campeonato descansa durante una semana y regresará a la acción el día 19 en Suiza, donde comenzará la recta final del Mundial con cinco pruebas que todavía tienen mucho que definir. Jorge Prado llega en condiciones inmejorables, en plena forma, con la moral por las nubes y con su rival herido psicológicamente: “La verdad es que la situación es buena porque además vienen varios circuitos que me gustan: en Bulgaria gané el Europeo de 65 c.c., en Suiza casi gano el año pasado y en Assen sí que gané. Lo que hace falta es seguir trabajando bien y no tener mala suerte con las caídas.” Poco a poco el motocross español se acerca a un objetivo histórico de la mano de este encantador adolescente de Lugo, que nada se tuerza en el firme rumbo de Jorge Prado.

Fuente: Diego Muñoz Fotos: R. Arche©

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies