-Tras su cuarta victoria del año se coloca a solo siete puntos del líder.

-Gran actuación de los españoles, con Iker Larrañaga en quinta posición.

Después de un mes y medio sin carreras, el Mundial de motocross se reanudaba en Mantova con la incognita de ver en qué estado llegaban todos los favoritos. Las dudas han tardado muy poco en disiparse. Los dos grandes favoritos al título siguen mostrándose un peldaño por encima del resto. Jorge Prado y Toni Cairoli, los dos pilotos que a diario entrenan a las órdenes de Claudio de Carli han demostrado una vez más su superioridad y su condición de máximos favoritos de cara al título. Nuestro Jorge Prado ganó en Mantua su cuarto gran premio del año; ha vencido en todas las mangas del campeonato en que ha participado y ha liderado todas las vueltas en las que ha tomado parte. Su superioridad es incontestable y si no es líder de la general es por su ausencia por lesión en la carrera de Gran Bretaña.

El circuito de Mantova se estrenaba en el calendario del Mundial, pero Prado ya sabía lo que era ganar aquí porque en pretemporada se anotó la victoria en la carrera del Internazionali italiano. Quizás por eso se desenvolvió a la perfección en los entrenamientos del sábado marcando el mejor crono, tanto en los libres como en los cronometrados. Sin embargo, en la salida de la manga clasificatoria tuvo un pequeño percance, estuvo a punto de engancharse con otro piloto y pasó por la línea de holeshot en novena posición. A partir de ahí remontó con cautela y cruzó la meta en una cuarta posición que le garantizaba una buena valla para el domingo.

El escenario cambió en la madrugada. El terreno mixto de Mantua, con arena suelta sobre una base dura, se transformó en un absoluto barrizal. La lluvia dejó el circuito en unas condiciones críticas que obligaron a los pilotos a utilizar toda su pericia, evitar las zonas más fangosas y tirar del espíritu de supervivencia que solo los campeones atesoran. A pesar de eso, las caídas, los abandonos, la desesperación o los problemas de visión estuvieron a la orden del día durante todas las mangas y para todos los pilotos… O casi todos; el 61, el Campeón del Mundo en título, el experto veterano de 18 años, parecía jugar en otro terreno y con otras reglas. En la primera manga Jorge tiró de su especialidad, marcó el holeshot y evitó los problemas que sus rivales tenían desde la misma salida. Olsen, Vlaanderen, Jacobi, Watson y otros muchos se iban al suelo nada más empezar, mientras el gallego ponía barro de por medio.

Jorge hizo una de sus habituales carreras, se concentró en conseguir una cómoda ventaja como para poder evitar riesgos y no dejó que Cervellin, al principio, o Geerts, después, pudieran acercarse. Prado ganó la manga por delante de Geerts y Beaton, mientras Olsen era sexto tras una sufrida remontada. El danés salvaba los muebles pero se dejaba 10 de los veinte puntos con los que había arrancado la manga. En la segunda manga Jorge volvía a arrancar bien, pero su compañero de equipo Tom Vialle le quitaba el holeshot sobre la linea de cal. Menos de una vuelta le duró el francés al lucense, llegó a la complicada zona de olas y lo dejó atrás para volver a «tocar» en solitario. Prado se marchó poco a poco y dejó que Olsen (2º) y Pootjes (3º) pelearan con Vialle, Beaton y Jacobi para hacerse con el podio.

PEQUEÑA CAÍDA

De esta forma Jorge Prado suma su cuarta victoria del año (19º gran premio de su carrera) y sale de Mantua a solo siete puntos de la placa roja de líder. El gallego no podía estar más feliz: «Ha sido una carrera muy dura, el circuito estaba muy complicado, apenas se podía estar sobre dos ruedas, había que estar muy concentrado y no cometer fallos. Yo mismo me ha caído cuando faltaban solo tres vueltas… Pero estoy feliz porque después de un mes y medio sin carreras hemos llegado aquí y hemos hecho un fin de semana perfecto en unas condiciones muy duras. Me he encontrado muy bien en la pista, con buen ritmo y salimos de aquí enteros y mucho más cerca de la placa roja.»

La carrera de MXGP tuvo un desarrollo parecido al de MX2. Mientras el gran favorito, Toni Cairoli, marcaba su ritmo en solitario, por detrás se sucedían los incidentes, muchos de ellos protagonizados por su máximo rival Tim Gajser, quien tras caer en la salida realizó una loca remontada hasta el décimo puesto, no sin antes caerse en varias ocasiones más. La Husqvarna de Pauls Jonass y Arminas Jasikonis acompañaron a Cairoli en los puestos de honor en la primera manga, mientras que Jonass y Paulin eran los que subían al podio con él.

El de Lombardía ha sido un buen gran premio para el motocross español, pero no solo por la actuación de Prado, sino por el gran rendimiento de Iker Larrañaga en MX2, realizando su mejor actuación en un Gran Premio terminando quinto en la general. En MXGP solo participó Jorge Zaragoza quien a punto estuvo de sorprender en una primera manga en la que estuvo luchando durante buena parte de carrera entre los mejores. Finalmente no pudo puntuar en su debut, pero dejó un buen sabor de boca. Y también merecen mención especial nuestros jóvenes representantes en el Europeo de 125 c.c. donde pelearon por el podio Guillem Farrés (5º) y Oriol Oliver (4º), mientras Eddie Wade, el británico afincado en España y que corre con licencia de la RFME, terminó tercero y subió al cajón.

Tras el parón primaveral de más de un mes, el Mundial ha vuelto a la acción y lo ha hecho para corroborar el dominio de los pilotos del equipo Red Bull-KTM. Tras el barrizal de Mantua, el campeonato se traslada a la península ibérica para disputar el próximo domingo el Gran Premio de Portugal en la localidad de Agueda. Muy cerquita de Galicia, así que Jorge Prado estará bien acompañado por su afición.

Fuente: LastLap Fotos: Ray Archer-KTM