Aumenta su ventaja en el campeonato del Mundo de motocross, ya está a 44 puntos de Olsen.

Acababa de ganar la clasificatoria del sábado después de haber marcado el mejor tiempo en los entrenamientos cronometrados, pero Jorge Prado tenía cara contrariada porque decía no encontrarse a gusto en la pista alemana de Teutschenthal. A falta de su director de equipo, convaleciente de una operación, Prado recibía el apoyo psicológico de su padre y de Pit Beirer, el «mandamás» de KTM Factory Racing: «Es normal que no estés a gusto porque tu pilotas muy fluído, jugando con la pista y en este circuito las roderas te lo impiden y te obligan a quedarte parado muchas veces; pero si tu sufres así, imagínate el resto…»

El resto era engullido por las profundas roderas o se atascaba en los baches o salían revolcados en los traicioneros saltos. Como en cada gran premio, vimos caídas aparatosas y dolorosas (Evans, Beaton, Lieber, Jonass…) pero el chaval de la placa roja con el dorsal 61 en su KTM volvía a jugar a otro juego. 

Arrancaba primero en la espeluznante bajada de salida para evitar el sobre esfuerzo que implican los posteriores adelantamientos y solo tuvo que concentrarse en mantener el ritmo, controlar a su compañero de equipo Tom Vialle, que era el único capaz de seguirle unos segundos por detrás y vigilar a los doblados para que no le jugaran una mala pasada en las últimas vueltas. Por detrás, en la primera manga se situaba el héroe local Henry Jacobi y a continuación el máximo rival de Prado, el danés Thomas Kjer Olsen que solo pudo ser cuarto.

La segunda manga tuvo un desarrollo parecido, con Prado liderando todas y cada una de las vueltas, pero en esta ocasión con muchos más metros de distancia sobre otro joven frances, la sorpresa de esta carrera, Mathys Boisrame. Vialle era tercero para sellar su mejor carrera del año y Olsen volvía a ser cuarto con lo que se dejaba en total 14 puntos frente al favorito. 

De esta forma el lucense sumaba la novena victoria de la temporada, ocho de ellas consecutivas y ocho de ellas con doblete. Ya ha ganado 17 mangas y su dominio es tan incontestable que hace borrar el disgusto de su equipo por las lesiones de los «hermanos mayores». Jorge, empapado en champán, estaba exultante: «Muy contento por otra victoria con otro doblete, pero sobre todo por el trabajo realizado durante todo el fin de semana, poniendo la moto a punto, adaptándome al circuito y consiguiendo rodar mejor en cada sesión. Y además salimos con bastante puntos de ventaja. Ahora a preparar Indonesia».

El otro español en el Mundial, Iker Larrañaga, volvió a defenderse con buenas aptitudes, terminando el gran premio en 13ª posición. De los otros españoles presentes en el Europeo destacaron en 125 c.c. Oriol Oliver que fue sexto, Samuel Nilsson que terminó 13º y David Braceras 16º. En el de 250 c.c. solo puntuó Simeo Ubach que terminó 15º.

En MXGP, tras el descalabro sufrido por Red Bull-KTM la semana pasada en Letonia, cuando perdió por lesión a sus dos figuras, Antonio Cairoli y Jeffrey Herlings, el campeonato calaba en tierras germanas un tanto descafeinado. El líder Tim Gajser tenía que aprovechar la ocasión para distanciarse en la general antes de que el italiano regrese para las carreras de Indonesia. 

En la primera manga Gajser dominó de principio a fin mientras Julien Lieber y Jeremy Seewer peleaban por la segunda posición. Finalmente Lieber sufrió una aparatosa caída y Seewer tuvo que ceder en la última vuelta ante el empuje de su compañero en Yamaha, Arnaud Tonus. En la segunda y última manga volvió a arrasar Gajser, del mismo modo que lo había hecho Prado en MX2, pero en esta ocasión por delante de Pauls Jonass y Arnaud Tonus.

Tras esta serie de tres semanas seguidas de competición, el Mundial se toma un fin de semana de descanso para hacer las maletas de cara a la primera de las giras asiáticas. Será el 7 y el 14 de julio cuando los pilotos vuelvan al barro para enfrentarse a las siempre complicadas carreras de Indonesia en Palembang y en Semarang. Una mini gira que muchos la plantean como una oportunidad para recuperar y otros como un sitio perfecto para seguir sumando. Hacia allá va el sesenta y uno, con su placa roja.

Fuente y Fotos: Diego Muñoz© /Ray Archer©