Jaume Von Arend, piloto y aventurero especialista en el mundo de las Trail, ha emprendido su apasionante viaje acompañado de una Ducati Multiestrada 1200 Enduro Pro. En enduromagazine seguimos compartiendo su día a día relatado por él mismo.

DÍA 17:

Me despierta el ruido de las motos pasando bajo la ventana de mi hotel. Los pilotos han tenido que madrugar ya que es la etapa más larga del rally y el primero salía a las 6 de la mañana. Yo no salgo hasta las 9 así que tengo tiempo de sobras… Lo siento por ellos.

 

El hotel Inomaos de Olimpia en el que estoy estos dias es un desastre y el desayuno está al mismo nivel así que solo me tomo un café y me voy a repasar la moto, ya buscaré algo por el pueblo.

 

Me quedo un rato mirando a Bellissima. Se ve que ha tenido dias intensos. Está sucia pero ni así deja de ser bonita. En los casi 6000km del viaje solo le he puesto gasolina y engrasado la cadena. Ni un solo problema. Me llevé una botellita con aceite del motor por si acaso pero no ha gastado nada así que volverá a Barcelona tal como salió.

 

No veo nada que hacerle, engraso cadena y me voy al punto de salida.
Al cabo de poco rato van llegando los treinta y tantos participantes de la categoría Adventure Rally con los que compartiré ruta. Es la categoría no competitiva del rally. Cada día dejamos nuestros GPS a la organización y nos los devuelven con el track del día cargado.

Aprovecho para charlar con algunos de ellos y preguntarles que tal les ha ido. En general están satisfechos pero siempre pasa igual en este tipo de eventos, lo que para algunos ha sido muy duro para otros no lo ha sido lo suficiente.

 

Desgraciadamente la etapa de hoy es de las cortas, 120km la mayoría off road y un poco de asfalto por carreteras bonitas. Nos dicen que hay un par de puntos complicados en los que vamos con motos gordas (la mayoría) nos tendremos que ayudar.

 

Me fijo en las motos que hay por allí. Muchas GS equipadas a tope, algunas KTM, Africas… tambien un par de 701 e imcluso alguna enduro. Pero la que más llama la atención siempre es Bellissima… y yo orgulloso.

 

Empezamos a salir. Enseguida se van haciendo grupos y me voy quedando con los de delante. Hay algunos despistes en el track y me quedo solo, hasta que soy yo el que me equivoco y me pasa un alemán que va muy bien con su GS. Al cabo de un rato me pasa una enduro.

 

El recorrido es precioso, ideal para ir en moto gorda. Combina tramos rápidos entre bosques con otros más pedregosos y técnicos pero nada que no pueda pasarse con algo de experiencia en off road.

 

Noto la falta de desyuno y paro en un pueblo a tomar algo. Mientras lo hago pasan otro alemán con su GS y dos franceses con una Africa Twin y una KTM 950S.

 

Salgo de nuevo y el camino empieza a complicarse. De repente me encuentro a los cuatro parados en una fuerte subida. Debe ser la zona chunga que nos han comentado. En medio del sendero hay un enorme surco provocado por el agua. Imposible pasar con estas motos sin ayuda. El único que lo hace es el francés de la 950 que nos deja con la boca abierta pasando sin despeinarse. Aquí hay indio y flecha. Bravo!!

Una buena sudada pero pasamos las motos. Ha estado bien, es parte de la aventura!!

 

A partir de aquí el camino es técnico. Vuelvo a ir solo cuando empieza una bajada llena de juncos y hierba tan alta como la moto. Doy varias vueltas para estar seguro que el track es por allí, es el típico sitio en el que no hay retorno. Por fin llego abajo con bastante esfuerzo y alivio al ver que era el camino correcto.

 

A partir de allí ya sin más problemas hasta Olimpia donde comparto cervezas con los alemanes. Ha estado bien pero nos han faltado un par de horitas más.

 

Tengo tiempo de ducharme, limpiar a Bellissima por primera vez en el viaje, comer e incluso pegarme un siestón de dos horas!!!

 

Mucho más tarde empiezan a llegar los participantes del Hellas. Ha sido una etapa muy dura y accidentada. De los míos, Joan ha caído, se ha dado un buen golpe en la pierna y ha roto los instrumentos de navegación. Se acabó el rally para él. Sergi también ha caído cuando iba muy rápido. Milagrosamente no se ha hecho daño pero la moto está destrozada. Isaac tiene una tapa rota por la que pierde aceite…

 

Pero aquí cuesta rendirse. Isaac repara la tapa y pasada la una de la madrugada Sergi, con la ayuda de Tomás (un gran mecánico), deja la moto más o menos operativa para intentar acabar la corta jornada de mañana. Me he quedado con éllos, más que nada para hacerles compañía. Admiro esa fuerza de voluntad. Mañana saldrá.

Fuente y fotos: Jaume Von Arend

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies