En la pequeña localidad leonesa de Torre del Bierzo, arrancó este fin de semana la primera prueba puntuable para la Copa de España de Enduro de niños. La competición se celebró aprovechando que se organizaba la cuarta cita del RFME Campeonato de España de Enduro.

Para la ocasión, el montaje del paddock, parque cerrado y el tramo cronometrado, se llevó a cabo en la misma zona utilizada durante la mañana por las asistencias de la carrera de adultos, ubicado en la pequeña población de Santa Marina de Torre. Permitiendo así que los mini pilotos disfrutaran siguiendo a sus ídolos y aprendiendo de ellos, precisamente recorriendo el mismo tramo que después usarían ellos para la carrera.

Este tramo cronometrado destacaba por la combinación de diferentes tipos de terrero: pistas, senderos y trialeras, transcurriendo todo sobre un suelo pedregoso. Encontramos también alguna escalada por entre el bosque, eso sí, contando con alguna variante para que los niños de las diferentes clases y niveles pudieran superarlo. Seguidamente, los pilotos debían realizar un recorrido de unos 15 kilómetros por senderos, para atacar después una crono que discurría entre una pista de bosque, unas senderas y algunos descensos un poco más técnicos, aunque la característica principal era la muy alta velocidad a la iban los pilotos.

A las 16:45h del sábado, y una vez terminada la carrera de los adultos, se ponía en marcha la prueba infantil, bajo un intenso sol y unas elevadas temperaturas, facilitando la llegada de una intensa polvareda con el paso de los pilotos por las especiales.

Hasta un total de 40 niños llegados de diferentes partes del país, tomaban la salida de la prueba. Entre los más grandes, compitiendo en la clase de 125 2T, Albert Fontova marcaba los mejores registros en todas las especiales, mientras que la lucha por la segunda posición fue entre Joel Minaya y Raúl Frutos, batalla que se terminó después de las seis especiales con Minaya segundo y tercero Frutos.

Otra de las categorías que los pilotos mostraron su rapidez y nivel fue la clase de 85cc, donde Álex Puey salía de la primera crono ocupando la cabeza de carrera, posición que le arrebataría Aleix Saumell en la siguiente especial; los dos pilotos mantuvieron una intensa lucha que les haría llegar a la última crono con una pequeña ventaja para Saumell. Aquí Puey marcaba un excelente registro, mientras que Aleix se encontraba con un atasco de varios pilotos y acompañantes en una de las trialeras, cerrándole el paso y provocando una fuerte caída que le haría perder un minuto, descendiendo de la primera a la tercera posición de la categoría. Finalmente Àlex Puey sería el vencedor, Álvaro Monterroso segundo y Saumell tercero.

Buen resultado para Bruno Miró, que realizó una carrera de menos a mas, hasta conseguir la victoria en la clase de 65cc, mientras que Manuel López y Eyal Efroni tras una intensa pugna finalizaron segundo y tercero respectivamente.

La única participante en la categoría Femenina fue Elena Arcas, piloto que tras un gran esfuerzo pudo finalizar la carrera.

Para la celebración de la segunda prueba puntuable para el RFME Copa de España de Enduro Infantil, tendremos que esperar hasta después del verano, esta vez será en Segovia el 28 de octubre.

Fuente y fotos: enduromagazine

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies