Santolino afronta a partir de este viernes 2.600 kilómetros de desierto en su segunda carrera sobre este terreno

El salmantino parte con una moto oficial de Sherco y en la misma categoría que todos los favoritos a ganar el próximo Dakar

Lorenzo Santolino disputa a partir de este viernes el Rally OiLibya de Marruecos, última prueba de la Copa del Mundo de raids. El salmantino ya está sobre el terreno para la que será su segunda carrera en la especialidad de los raids desérticos, que arranca mañana jueves con la disputa de una superespecial de exhibición que dará paso a cinco etapas desde el viernes hasta el próximo martes.

Esta participación es un nuevo paso en la carrera de Santolino que tras más de una década en el enduro mira ahora hacia los raids. En este paso tiene la confianza de su actual marca, Sherco, que cuenta con equipo en la especialidad y que le ha puesto una moto oficial de fábrica para esta carrera. El motivo es la gran sensación que dejó el año pasado en este mismo rally, donde tomó parte en la categoría de debutantes con una moto estándar, para hacerse con la victoria en su categoría y el decimotercer puesto de la general. Durante muchos días, superó a pilotos con más experiencia y mecánica más cualificada, lo que le ha valido para esta nueva oportunidad que le puede llevar, en el futuro, a mayores cotas.

De momento, en Marruecos se va a ver las caras con los mejores de la especialidad, los pilotos que se van a jugar la victoria del Dakar dentro de tres meses, a excepción del español Joan Barreda, ausente aquí. En la lista de salida están los dos últimos ganadores del Dakar, Toby Price y Sam Sunderland, y todos los aspirantes como Paulo Gonçalves, Matthias Walkner, Adrien Van Beveren, Ricky Brabec, Kevin Benavides, Pablo Quintanilla… todos pilotos con victorias de etapa y podios en el Dakar. Además, está la española Laia Sanz, rivales del enduro como Antoine Meo, Alessandro Botturi o Jonathan Barragán. Y sus compañeros de equipo en Sherco- TVS, el español Joan Pedrero, el francés Adrien Metge y el indio Aravind.

El objetivo de Santolino es seguir aprendiendo sobre esta especialidad, además ya con una moto específica de rallye, muy diferente a la de enduro. Tiene que afrontar primero 1.800 kilómetros de especiales cronometradas y 2.600 de recorrido, a velocidades superiores a las que está acostumbrado, leyendo la instrumentación y el road book. Si se aclimata tan bien como el año pasado, el objetivo será buscar un buen resultado, por encima de algún compañero de equipo, y quizás hacerse un sitio en el próximo Dakar.

Fuente: Prensa Lorenzo Santolino

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies