Lorenzo Santolino ya ha sido operado y se pondrá en marcha con la recuperación de cara a la próxima edición 2021

“Si vas al ataque y arriesgando, es más asumible tener una lesión o una caída”, ha lamentado el piloto salmantino

Lorenzo Santolino (Sherco) acaba de terminar, antes de tiempo, el rally Dakar 2020 y ya está pensando en la edición 2021, donde espera que la tercera sea la vencida y redondear un resultado que ha acariciado en sus dos primeras participaciones. Santolino se tuvo que retirar por una desafortunada lesión cuando iba entre los 15 primeros de la mítica carrera. Ahora, ya operado, pasa revista a su paso por el quirófano en la clínica Cemtro de Madrid. “Seguro que a la tercera va la vencida y conseguimos rematar”, ha dicho el piloto que no ha llegado a caerse en todo el Dakar, ni siquiera en el lance de su lesión.

“Contento de poder estar aquí casi sano y salvo. Ha sido un Dakar muy intenso, todo muy nuevo en Arabia. Me tomé la carrera con mucha calma, de menos a más, tuve un pequeño problema técnico el primer día que me retrasé un poco, pero no me preocupé. Poco a poco he ido cogiendo ritmo con el nuevo road book, a mitad de carrera estaba bien posicionado, el 14 la segunda semana. Desgraciadamente, hubo un trágico accidente que nos dejó muy tocados a todos, y la siguiente se suspendió. Intentamos todos reiniciar la carrera, iba con mucha cautela, pero en una duna en bajada salté un poco más de la cuenta, y sin caerme tuve una fractura de la cabeza de radio con una pequeña luxación de codo que me dejó fuera”, ha dicho.

“Así son las carreras, es parte del juego, estoy contento de cómo gestionaba la carrera hasta ese momento, creo que iba haciendo lo que tenía que hacer”, ha dicho. “Me estaba encontrando muy a gusto y en buena forma, una lástima no haber conseguido el objetivo, pero me quedo con cómo lo estaba haciendo, pero el Dakar es así, está lleno de trampas”, ha dicho.

“El año pasado iba un poco más a hacerlo bien, buscando estar delante, este año había días que no miraba ni el resultado, quería llegar al final a un ritmo bueno, sí se podía haber corrido un poco más, el planteamiento era estar siempre en un buen ritmo y estar cerca del diez, y las etapas que se me han dado bien he estado ahí”, ha dicho. “Si vas al ataque y arriesgando, tener una caída y hacerte daño es más asumible, pero en un ritmo más dosificado, tener una lesión así es un poco extraño”, ha reconocido el piloto que ha dicho “he caído de saltos y desniveles más altos y no ha pasado nada”.

“Es un hueso complicado, había pequeños fragmentos, pero la doctora Guillén ha hecho un gran trabajo. Quizás otra persona hubiera optado por una prótesis, pero eso supondría tener luego menos fuerza, y han optado por lo difícil”, ha dicho Santolino, que espera empezar pronto un proceso de recuperación que ya conoce de su lesión del año pasado. Sobre el plazo de recuperación, esperará a las primeras revisiones.

Sobre el Dakar de Arabia, luces y sombras. “La experiencia ha sido positiva. El terreno es espectacular, sobre todo la etapa tres, con muchos cañones. La segunda semana no me gustó mucho por la velocidad alta: la séptima etapa fue casi toda a tope, a 170 km/h. Los que han corrido en África dicen que era ese estilo, una carrera más lineal. Ese tipo de especial no me resulta interesante, al final solo pones a prueba la velocidad de la moto y lo que aguantes con el gas a fondo, no pones a prueba la navegación o la pericia del piloto”, ha dicho Santolino que espera que el próximo Dakar se parezca más a la primera semana.

“La marca, Sherco, nos apoya y sabe que el Dakar es así. Me han mandado mucho ánimo, una pronta recuperación y con ganas todos de preparar el próximo Dakar, que es el objetivo”, asegura.

Fuente: Lorenzo Santolino