Detrás del nombre de Yamaha Ténéré, encontramos una historia fascinante de aventuras y competición que empezó con la XT 500 en las carreras del desierto en 1975. De hecho, los japoneses se dieron cuenta que a los americanos les encantaban este tipo de competiciones. Poco después, el importador de Yamaha Francia-Sonauto, solicitaba a Yamaha Fábrica que desarrollara una moto a partir de la XT500 que fuera específica para este tipo de carreras, un modelo que ni ellos mismos imaginaron que tendría una gran aceptación, ni un éxito tan meteórico a nivel internacional. Podemos considerar que con este modelo, Yamaha fue la marca pionera en comercializar el concepto del Trail.

 

Los técnicos de Iwata partieron de la base de la XT550, aumentando la cilindrada de su motor 4T a 595cc, contando con 58 cv. En la parte ciclo, el sistema de suspensión trasera era progresiva tipo monocross, con basculante de aluminio, mientras que para mejorar la frenada se incluía un disco de freno delantero. Con la idea de aumentar la autonomía se acopló un depósito de combustible de 30 litros, la moto destacaba frontalmente por un carenado muy pequeño.

La XT nació como una motocicleta sin lujos, con sencillez mecánica y específica para las carreras, prestando mucha atención a su comportamiento y su gran fiabilidad, con un motor indestructible y eficaz, como demuestra el hecho de que en 1979 se disputaba por primera vez la mítica competición africana París-Dakar, prueba que fue ganada por el piloto francés Cyril Neveu pilotando una XT.

El modelo ya empezaba a destacar por sus buenas características off-road y en 1982, Yamaha presentó la XT Ténéré en el Salón del Automovil de París, obteniendo un gran éxito entre el público. Recordemos que el Ténéré es uno de los desiertos más impresionantes del mundo.

Unos años más tarde el modelo siguió evolucionando con motores de diversas cilindradas, presentando en 1985 la segunda generación de la XT600 Ténéré, destacando entre otras novedades, el arranque eléctrico; Jean Claude Olivier finalizó en la segunda plaza del Dakar con ella. Durante 1988, llegó la tercera evolución XT600Z Ténéré, aunque el equipo oficial compitió en la mítica prueba con las YZE 750 Ténéré, desarrolladas intensamente en fábrica y conducidas por ocho pilotos, entre ellos Carlos Mas, finalizando segundo Franco Picco. En 1989, llegada la XTZ Super Ténéré, destacaba principalmente por su motor bicilíndrico paralelo de 749cc, con culata de 10 válvulas, cárter seco y doble eje de equilibrado, una auténtica máquina del rally. Con ella Carlos Mas logró la segunda plaza en el Dakar 1990. Las victorias en la prueba más dura no tardaron en llegar a manos de Stephan Peterhansel, consiguiéndolo en 1991 y 1992 a los mandos de la evolución YZE 850T. Después de una serie de cambios en la reglamentación técnica de las motos que competían en la prueba, Yamaha siguió cosechando muchas más victorias en los rallys con el piloto italiano Edi Orioli en 1986 y sobre todo Peterhansel, primero en 1985 y después en 1997 y 1998 con la evolución XTZ 850TRX.

Además de crear una gran máquina de carreras, en Yamaha, seguían paralelamente evolucionando sus modelos XT de calle, motos off-road de aventura, fiables, con un óptimo comportamiento y que tuvieron un gran éxito por su polivalencia, tanto en el uso diario sobre asfalto, como el de aventuras por el campo, con las que llegaron a vender hasta 61.000 unidades en 10 años.

Gracias a los modelos XT de Yamaha, muchos entusiastas y aventureros viajaron por todos los rincones del mundo, conduciendo por todo tipo de terrenos en busca de intensas emociones.

Con la premisa de recuperar aquella esencia, en la que Yamaha ha sido una de las principales protagonistas del mundo de los rallys durante 40 años, en el 2017 Yamaha presentó en el Salón EICMA de Milán, la T7 Concept que recuperaba aquella famosa Ténéré, con un claro enfoque auténticamente aventurero, pero especializado en el Trail Off-road en su vertiente más deportiva.

Y como no podía ser de otra manera, el público volvió a vibrar contemplando fascinado aquel especial prototipo, que se hizo realidad con la actual Yamaha Ténéré 700, cuyo motor bicilíndrico de 689cc, conocido como CP2, utilizado por otros modelos de la casa japonesa, destacando por su linealidad y buen par motor, junto con un compacto chasis tubular de acero de doble cuna y suspensiones de largo recorrido, a punto para rodar de manera muy dinámica por cualquier tipo de superficie y condición, mostrándose ideal para todo tipo de clientes, tanto para viajar sobre asfalto o tierra, como para desplazarse por la ciudad en el día a día, es decir, una auténtica Trail Aventura.

Comentar que su relación precio, calidad y prestaciones se encuentra en un más que acertado equilibrio.

Sus principales características técnicas son:

  • Depósito estilizado de gran autonomía, con capacidad para 16 litros con una autonomía de 350km.
  • Carrocería estilizada y compacta con asiento plano de 880mm
  • Frontal agresivo tipo rally con cuatro faros LED y cúpula transparente
  • Instrumentos multifunción tipo rally
  • Manillar cónico
  • Probado Motor bicilíndrico de 689cc con 73,4cv destaca por una buena entrega de potencia y par
  • Nuevo chasis de acero tubular de doble cuna ligero
  • Sistema de suspensión con horquilla invertida de 43 mm de largo recorrido y ajustables con 210mm de recorrido.
  • Suspensión trasera, con bieletas, ajustable de forma remota con 200mm de recorrido.
  • Sistema de frenos con ABS intercambiable que permite ajustarlo sobre la marcha. Doble disco delantero ondulado 282mm y disco trasero de 245mm
  • Ruedas de 21 delante y de 18 pulgadas detrás, con neumáticos Trail Pirelli Scorpion Rally STR