Tosha Schareina se estrenaba en el Dakar 2021 y en su primera participación en el rally más duro del mundo sorprendía a todo el mundo por su gran capacidad de adaptación y su enorme evolución en cada una de las etapas que disputó. El valenciano finalizaba el Dakar en 13ª posición de la general, 2º mejor rookie y 1º en la categoría maratón.

Hemos querido conocer cómo ha conseguido aprender tan bien y tan rápido, además, nos intrigan sus planes de futuro…

Tosha, primero ¡Felicidades por el gran resultado que has conseguido en el Dakar! te lo mereces por todos los años que llevas luchando en el enduro, y hablando de enduro…

Son muchos años compitiendo en enduro, enrolado en equipos oficiales y participando en pruebas internacionales, como el Mundial de EnduroGP, o los ISDE, ahora empiezas en los rallys y de repente sales en todos los medios donde te han definido como el piloto del momento ¿consideras que no se te ha valorado lo suficiente en la disciplina del enduro, habiendo sido uno de los mejores pilotos de España?

Yo creo que no es la respuesta que lo definiría. El enduro tiene menos repercusión mediática, menos visibilidad, pero en los rallys, principalmente en el Dakar, los medios están muy volcados y lo hacen mucho mas visible. Además, añadir que soy rookie y este primer año todo ha salido bastante bien, por lo que se han juntado varios factores y ha sido la explosión para que sucediera todo esto.

En el 2020 estabas compitiendo en enduro y antes de finalizar la temporada, lo dejas y te dedicas únicamente a los rallys ¿Qué ha pasado?

Bueno, yo desde siempre he querido enfocar mi carrera deportiva en los rallys, pero lógicamente hay que pasar por diversas etapas, primero fue el motocross, después el enduro y luego ya lo he podido ir encaminando hacia los rallys. Por supuesto yo no podía dejar el enduro de lado ya que disponía de una moto gracias a competir en enduro y gracias a Husqvarna. Evidentemente no podía cambiar al 100% hacia los rallys, por respeto a la marca y por contrato. Esta ha sido la fórmula para hacerlo poco a poco, con el apoyo de mucha gente y de Husqvarna que han comprendido mi situación.

 

Las carreras de rally que se me han presentado, siempre las he luchado mucho, pero por tema de presupuesto hemos participado únicamente en aquellas que hemos podido. En el rally de Andalucía encontramos el apoyo para competir, precisamente coincidía con una carrera de enduro, pero en Husqvarna lo comprendieron y me dejaron competir. A raíz de esto, al salir la carrera bien y conseguir la plaza para ir al Dakar, nació todo el proyecto.

¿Cómo te has preparado para afrontar el Dakar en buenas condiciones físicas?

Físicamente he seguido la misma preparación que suelo hacer para el enduro, desde Motolife, la academia donde me preparo. Luego técnicamente encima de la moto, realizando disciplinas como enduro y motocross, pero también intentando hacer muchas horas de Roadbook en España. Aunque no tiene nada que ver en comparación con lo que nos encontramos allí en el desierto, es una navegación totalmente distinta a lo que había hecho antes y creo que de ahí viene mi progresión, yendo de menos a más, en el inicio vas más pez y luego poco a poco, vas cogiendo el hilo.

Este Dakar lo han definido como muy complicado en cuanto a navegación ¿cómo puede ser que llegues como novato y domines de esta manera lo más difícil para todos? ¿Quién te ha enseñado a navegar?

Creo que es una cosa que la coges o no la coges, también pienso que es algo que te tiene que gustar y lo tienes que llevar dentro. A mi me gusta navegar, por supuesto tengo que aprender muchísimo ya que estoy empezando, pero me gusta ir rápido y a la vez navegar. Por el hecho de gustarme y entender como funciona, me he ido adaptando poco a poco.

¿Y psicológicamente? ¿Cómo se puede llegar tan seguro, calmado y fuerte mentalmente?

Yo creo que siempre he sido un piloto con una mentalidad muy fuerte, por unas cosas u otras, pero la verdad es que, sin tirarle flores a Motolife y junto a mis dos manos derechas Miguel Gijón y Carlos de Juan, he dado un paso muy firme con el tema mental, me he dado cuenta de muchos factores, pero el Dakar es quien te pone a prueba de verdad.

 

Recuerdo una etapa concreta que me perdí junto a varios pilotos delanteros, Price, Walkner, Van Beveren. Yo creía que teníamos de ir hacia otra dirección, pero lo primero que piensas es mejor estar con ellos, si no lo encuentran con su experiencia ¿cómo lo voy a encontrar yo que soy el rookie?!!. Así que seguí su camino hasta que de pronto pensé: “Si he venido aquí a aprender ¿por qué no guiarme por mi instinto?”. Seguidamente me di la vuelta y encontré el camino. Fue una apuesta y me salió bien. Al rato, me alcanzaron y me adelantaron. Por miedo a perderme no lo hice antes. Viendo esto, a partir de media carrera, empecé a navegar yo solo, concretamente en la etapa 11, que logré la 11ª posición, fue el día que navegué de principio a fin yo solo, siendo uno de los días donde más navegación hubo.

¿Cómo has vivido este Dakar 2021?

Sabía que iba a ser duro, por supuesto, pero hasta que no estás dentro no lo ves en toda su magnitud. Yo nunca lo había vivido, pero los más veteranos me han dicho que ha sido una de las ediciones más difíciles. Entonces que mejor manera de estrenarse ¿no?. Ha sido muy duro tanto mental, como físico, hemos tenido todo tipo de terrenos, con muchos kilómetros y lo he vivido como quería ir, de menos a más, progresando día a día, no sufrir demasiadas caídas y no perderme mucho, más o menos hemos cumplido todos los objetivos planteados.

¿Tu mejor momento en este Dakar, la etapa 11?

Si, fue el mejor resultado, era una etapa en la que me encontré muy bien física y mentalmente, son aquellos días en que todo te sale. Esto en la etapa 11, también ha habido otros momentos en los que el resultado no destacó tanto, pero también hicimos cosas muy buenas.

 

El día que tuve el problema con el airbag, fue una situación en la que me desconcentré, pero realmente llevábamos unos primeros kilómetros muy buenos… ha habido momentos muy buenos y otros no tanto, pero por eso es el Dakar.

¿El peor momento en este Dakar?

Posiblemente sea el día que me caí, no fue un fallo por ir rápido, iba por un rio seco en una zona blanda, cogí una piedra escondida y salté por delante. Ya no fue por la caída en sí, me caí en el km 80 y la etapa tenía unos 460km, no me hice daño, pero todo el resto de kilómetros los hice un poco mareado y con cierta angustia. Ese día se me hizo duro, la verdad.

¿Has sentido miedo en algún momento?

Cuando todo va bien, es muy bonito, pero al sufrir un fallo grande, es cuando de verdad te pones a prueba. Miedo no, pero un lógico respeto, yo creo que en todo momento he tenido un gran respeto a las caídas, si tienes un exceso de confianza es cuando llega lo peligroso y aquí los fallos se pagan muy caros.

Cuéntanos alguna anécdota de este Dakar

La revelación ha sido mi mecánico “el pelut” ha resultado increíble convivir con el. Ya lo conocía, pero personalmente lo empecé a tratar en el rally de Andalucía. Desde entonces somos inseparables. Ha sido una suerte poder tenerlo en el Dakar, la experiencia que me ha transmitido, todas las anécdotas graciosas que me ha contado… ha sido increíble! Es uno de los mejores mecánicos, lo he tenido todo siempre perfecto, sin él, este Dakar no habría sido lo mismo, mentalmente me ha ayudado muchísimo, es casi un psicólogo. El piloto puede dar mucho gas, pero si a su alrededor no tiene gente que le haga sumar, no sirve para nada.

Viviendo el Dakar desde dentro ¿qué piloto te ha despertado más admiración en esta edición?

Me gusta ser una esponja, intento aprender de todos, coger pequeñas cosas buenas de cada uno de ellos e intentar copiarlas. La velocidad o navegación de los de delante es muy buena, pilotos que por su carisma, le piden una foto y es él que da las gracias, no sé, cosas que me hacen sumar como piloto. Por supuesto he aprendido de Gerard Farrés, tanto de su navegación, como de su fuerza en los momentos más difíciles. Te das cuenta que una persona que lleva 14 Dakar, que lo ha hecho todo en motos y sigue con la misma motivación del primer Dakar. Se le rompe el coche y otro abandonaría, él no, hasta el último momento ha estado dando lo máximo, esto lo valoro mucho y me inspira.

Imaginamos que te lloverán las ofertas para entrar en algún equipo oficial ¿has recibido alguna llamada ya? 

De momento hay que esperar, pienso que este Dakar nos ha abierto muchas puertas, ahora tenemos que seguir trabajando en ello y en la misma línea de siempre. A día de hoy te mentiría si tuviera algo, ganas no faltan, la gente se ha dado cuenta que lo podemos hacer bien y yo creo que pueden salir cosas. Pero bueno, poco a poco, hay que esperar.

Mientras esperamos la llamada ¿qué planes de futuro tienes?

Desde siempre sé bien lo que quiero hacer, pero hay que intentar dar los pasos correctos. Es obvio que quiero correr rallys, es a lo que me quiero dedicar, ser un piloto de Dakar y bueno… de momento hace falta esperar.

Este año puede ser un año de cambios importantes en algunos equipos oficiales

Si, puede ser, es posible que algunos pilotos se retiren o cambien de disciplina. Pero también hay muchos pilotos buenos que quieren esas plazas. Tenemos que seguir centrados en trabajar en la misma línea.

¿Eres consciente de que en el Dakar 2022 se esperará mucho de ti?

Bueno, es una cosa que no me impone presión, al contrario, me motiva ¡Ostras! Si antes que tenía a menos gente que se fijaba en mi, lo hemos podido hacer bien, imagínate con la motivación de tener todo el apoyo extra. Realmente ha sido sorprendente este Dakar con las redes sociales y los medios de comunicación, toda la gente que me ha animado al máximo, esto es una cosa increíble y que agradezco mucho. Es al revés, no me da presión, me da alas.

Fuente: enduromagazine / Fotos: FiveMedia / enduromagazine / ASO