jviladoms ktm

El piloto de KTM, Jordi Viladoms, disputa la última prueba del Mundial de Rallies Cross Country que arranca el próximo sábado desde Erfoud.

El Rally Oilibya de Marruecos es para muchos pilotos algo más que la última carrera del año, es la oportunidad para enfrentarse a sus competidores directos antes del Dakar 2015, y de ultimar los detalles de las motos a tan sólo tres meses para que arranque el rally más duro del mundo.

Con inicio en Erfoud y final en Marrakech, el rally de Marruecos recorrerá 2.000 kilómetros de los cuales 1.442 serán de especial.

Jordi Viladoms explicaba cómo afronta este rally. “Estoy muy animado, he seguido entrenando duro después de Brasil para mejorar y tengo muchas ganas de empezar. 
Esta es la última carrera del año y estarán muchos de los pilotos que compiten en el Dakar, de los quince o veinte primeros clasificados del año pasado están casi todos. Será un buen termómetro para ver cómo estamos, pero siendo consciente de que el Dakar está a la vuelta de la esquina. Tengo que hacer una buena carrera, inteligente y dar el máximo posible”.

“El terreno es diferente al de Brasil, regresamos al desierto y nos vamos a encontrar con las pistas con mucha piedra de Marruecos, la arena y las dunas. La última vez que las pisé fue en Catar y ya tengo ganas. Además, en esta carrera siempre aprovechamos para probar la moto que será la definitiva para el Dakar, aunque no hay grandes modificaciones por nuestra parte, tan sólo pequeños detalles. Hemos competido durante todo el año con esta moto y estamos muy satisfechos con el resultado, esto nos da confianza para afrontar esta carrera y el trabajo que resta de cara a enero”, explicaba Viladoms.

Mañana los participantes pasarán las verificaciones técnicas y administrativas, para poder arrancar el sábado desde Erfoud con dirección a Damia, y recorrer los primeros 276 kilómetros de especial.

Fuente y Foto: Jordi Viladoms Racing