Uno de los elementos de protección básico y obligatorio más importante que debemos equiparnos cuando conducimos una moto es el casco, ya que, en caso de accidente, nos puede evitar graves lesiones en una zona tan vulnerable como la cabeza.

Cómo protegerse la cabeza, la cara y los ojos, ha sido durante la historia del motociclismo una de las partes donde se ha evolucionado mas, sobre todo en la modalidad del off-road, siendo las especialidad en la que seguramente mas han cambiado los cascos con el paso del tiempo.

LOS INICIOS DE LOS CASCOS OFF-ROAD

Existe cierta controversia con respecto a quien inventó realmente el casco de moto.

Recordemos que, en los inicios del motociclismo de competición, sobre 1913 y hasta prácticamente 1930, no llevaban casco, simplemente alguna boina. Los primeros cascos fueron de tipo tela y piel, llamados “Chichoneras”, mientras que en Trial, especialidad que se practicaba antes que la Regularidad o el Todo Terreno, los pilotos tampoco llevaban ningún tipo de protección en la cabeza.

Precisamente a partir del año 1930, con la llegada de las primeras competiciones de Todo Terreno, los pilotos utilizaban unos cascos abiertos muy básicos, realizados con un ligero aluminio, similares a los que usaban para montar a caballo, que únicamente protegían la mitad de la cabeza, tapando las orejas y sujetado con una correa de piel junto con un cierre de una simple hebilla. Interiormente llevaban unas protecciones de fieltro. Algunos incluían una mini protección de la barbilla en plástico y una mínima visera fija.

Este tipo de cascos también equiparon al cuerpo de la Guardia Civil motorizada, que los utilizaron durante bastantes años mientras patrullaban con sus motos.

Para la protección de los ojos, algunos empleaban unas gafas con marco metálico cromado con cristales separados triplex, inspiradas en la aviación, como las fabricadas poco después por la mítica Climax. En aquellos momentos aún no habían demasiadas marcas con material especializado, debido a ello, los elementos usados en otros deportes se acoplaban.

El Dr. Hugh Cairns hizo un importante estudio con los soldados del ejercito inglés y demostró que el uso del casco era imprescindible para evitar lesiones graves en las caídas. Seguidamente Charles F. Lombard, que trabajó para la Fuerza Aérea de Estados Unidos en los años 50, se dedicó a la investigación y viendo las virtudes que aportaban los cascos, patentó este imprescindible producto.

Más adelante, el americano Roy Richter, después de sufrir la pérdida de un amigo por accidente, desarrolló y evolucionó un casco con una carcasa de fibra de vidrio, con una parte intermedia de espuma para absorber el impacto y la parte interior acolchada, para aportar así algo de confort.

En 1954 gracias a Richter, nace el fabricante estadounidense Bell Helmets, que presenta su primer casco tipo jet, el “500”, cubre toda la cabeza con materiales que incrementan la protección, mejorando la seguridad de los pilotos, con una visera extraíble más grande y estilo jet, fabricado en policarbonato o fibra. Ya se empezarán a utilizar a partir de 1957 en automovilismo y también algunos pilotos de Motocross y Todo Terreno.

Mas adelante, 1959, llegan las primeras normas standard para los cascos Snell Memorial Fundación, para controlar sus calidades y capacidades. A partir de este momento, la fundación es la responsable de que existan normas de control como la SNELL, DOT (USA) y ECE/ONU R22 (Europa) JIS (Japón), certificada además por la FIM. Sobre 1962, los marcos de las gafas y las propias lentes, empezaron ha utilizarse con derivados del plástico y con una única pantalla al estilo esquí.

Precisamente en motocross, en la lucha entre participantes cuerpo a cuerpo, las piedras y barro salpicaban a la cara, debido a ello, los pilotos se colocaban una especie de morrera con rejilla de plástico para proteger sobre todo la boca y un poco las mejillas.

En los siguientes años, la diferencia entre los cascos venía marcada por las viseras más largas y que en algunos casos se podía insertar un tipo mentonera desmontable que iba colocada a presión. Los estadounidenses Bell y los italianos MDS, AGV, Nava, y Nolan, eran las marcas más representativas del momento, junto a la española Climax.

LAS MASCARILLAS

Seguidamente se presentaron las mascarillas integrales, que venían junto a las gafas, un elemento plastificado que permitía tapar la cara del piloto, bastante utilizado en los 80, por lo que se evitaban los golpes o arañazos con las piedras, en la boca, nariz, mejillas. Este elemento además se podía desmontar de las gafas. Las típicas y más conocidas eran las Scott. Con todo ello los pilotos parecían guerreros, aunque realmente les daba una imagen muy Pro.

A mitad de los 80, los pilotos empezaban a utilizar los integrales, con una montonera especifica para el casco, que le aportaba un aire más prominente, primero desmontable, colocándose a presión, pero poco después se prohibió por seguridad, ya que, al impactar contra el suelo, se desmontaba, sin aportar la protección necesaria.

Seguidamente llegan al mercado los integrales fijos, el mismo casco ya protegía no solo la cabeza completa, si no que también la cara. Diferentes marcas tanto nacionales, como internacionales, presentan cascos donde la gran variedad de diseños con todo tipo de gráficos y colores, aportan un nuevo atractivo. Mientras que para los ojos, las gafas presentan diversos modelos y colores con cristales intercambiables, que ayudan a mejorar la visión, aportando mayor calidad, antivaho y mejorando la durabilidad.

LLEGADA DE LA FIBRA DE CARBONO

A partir de los 90, las marcas de equipamiento específico eran cada vez más numerosas, mostrando atractivos nuevos diseños gráficos con vistosos colores, empleando calidades diferentes, con precios muy variados. Gracias al uso de nuevas tecnologías con materiales más ligeros y resistentes, entre ellos, la fibra de carbono, que aportó un gran avance, con una estética Pro, disponiendo además de una mayor seguridad y a la vez resultando mucho más liviano, lo que después de horas con la moto, se agradece.

Actualmente existen multitud de marcas y modelos en el mercado, que presentan completas colecciones de innovadores cascos integrales, con diferentes calidades o composiciones. En ocasiones usan el mismo material para la calota y según el fabricante, se utilizan distintos nombres para definir el mismo componente. Los colores y diseños gráficos de todo tipo son muy comunes, con una gama económica de entrada y que esta va subiendo de precio según la calidad y la composición del casco. Es importante tomarse con calma a la hora de elegir una marca y el modelo, mirar bien las opciones que disponemos, que son muchas y a veces lo barato sale caro.

TIPOS DE CASCOS

Los cascos pueden estar fabricados con diferentes composiciones, aunque podemos clasificarlos en dos, los de Termoplástic ABS Policarbonato, que dispone de una correcta capacidad de absorción y resistencia con precios económicos.

Por otro lado tenemos los de Carbón 100%, Carbón Kevlar, Tricomposite, combinación de resinas FRP o combinación de multifibras. Sus características principales, suelen ser el peso bastante más bajo respecto a los primeros, aportando mayor comodidad y técnicamente ofrecen todo tipo de tecnologías, lógicamente, el precio suele aumentar considerablemente.

Es importante comentar que las marcas acostumbran a utilizar, en general, estos materiales que hemos comentado para su composición, aunque a veces pueden modificar ligeramente los nombres de los mismos materiales, cosa que nos puede llegar a confundir cuando revisamos sus características técnicas.

Interiormente suelen ser desmontables, para poder limpiar el acolchado (se lava con jabón neutro y a mano) o sustituirlo en caso de necesidad.

El cierre acostumbra a ser automático, con mecanismos de extracción rápida, siendo muy cómodo. O también micrométrico, muy rápido de abrochar, de doble anilla o doble D y que mejora su seguridad. También se encuentran con sistema de extracción de emergencia, que en caso de accidente permite retirar la protección interior lateral con mayor facilidad.

Los precios son muy dispares y se mueven desde los 100€ hasta los 850€, aunque cuando hay cambio de temporada, suelen haber interesantes ofertas, por ello, en caso de que no nos importe comprar un modelo precedente, conseguiremos buenas ofertas que no podremos desaprovechar

CARACTERÍSTICAS DE LOS CASCOS PREMIUM

Los cascos Premium disponen de una gran tecnología e innovación, ofreciendo destacadas características técnicas, mejorando la seguridad, el confort y facilitan su mantenimiento. Encontramos diferentes nombres y particularidades, pero los sistemas más destacados son:

Sistemas de protección:

Fluid Inside, es un aceite de baja viscosidad que combinado con la espuma interna imita el líquido cerebral para disipar la energía en caso de impacto.

Sistema AMS2, mejora la absorción de impactos.

Sistema A.E.F.R, facilita la extracción del casco, al soltar los acolchados interiores a través de los enganches magnéticos.

Sistema M.E.D.S, ayuda a distribuir la energía del movimiento en caso de impacto.

Sistema MIPS E-2, es una capa de baja fricción que reduce la energía rotacional en caso de golpe.

-A-Head, permite un perfecto ajuste con nuestra fisonomía de la cabeza.

-EQRS; sistema de desbloqueo de emergencia rápido ODS ™ Suspensión interna y amortiguadora que distribuye y amortigua el impacto, protegiendo la cabeza de forma mas efectiva.

Otras características destacables:

Respecto al sistemas de ventilación encontramos diferentes opciones y nombres, como el Eyewear Adaptive, el diseño interno de sus almohadillas, facilita llevar gafas graduadas.

Si revisamos las características en los compuestos de los acolchados internos, encontramos antialérgicos y antiolor que expulsan la húmedad, como las almohadillas y corona interior de Coolmax® Active, con tratamiento INTERPOWER, material ligero y suave que mantiene el casco seco y fresco más tiempo, ofreciendo mayor resistencia a la humedad, además, en algunos modelos hay un filtro desmontable que permite sustituir en la mentonera, para evitar la entrada del polvo. Otros disponen de una preparación para pasar el tubo del “Camelback”. La gran mayoría de ellos, también han sido diseñados externamente para que sean compatibles con los collarines cervicales.

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA?

Entre las características más importantes a tener en cuenta a la hora de seleccionar un casco integral, tenemos la comodidad, además de factores como la ventilación, peso, los tejidos del revestimiento interior, el campo de visión, etc.

En el momento que nos lo probamos por primera vez, este nos debería de apretar ligeramente, mientras que con el paso de las horas, va cediendo y acaba por adaptarse a la forma de nuestra cabeza, mostrándose más cómodo. Nunca tiene que notarse suelto, que pueda bailar o girar en nuestra cabeza. Es muy importante elegir bien la talla. Los fabricantes disponen de diferentes calotas interiores o EPS (parte interna), algunas se nos adaptarán mejor que otras.

En el momento que sufren un golpe seco se recomienda sustituirlo, a pesar de que visualmente no parezca dañado. La exposición a una fuente de calor excesiva puede influir en la pérdida de capacidad del casco, tampoco se recomienda lavar con diluyentes o disolventes, ni externamente, ni internamente.

El periodo de vida útil según los fabricantes, es de cinco años en los cascos con carcasa plástica y de ocho años los de carbono, ya que pueden perder sus capacidades de protección después de este tiempo.

La visera es otro de los elementos importantes en un casco de off-road, ya que realiza varias funciones, la primera es que sirve para protegerse del sol, nos permite bajar la cabeza momentáneamente y evitar los rayos directos, también con la misma función evita impactos contra ramas en la cara, y de paso, mejora la aerodinámica del casco. Debido a ello, es importante que la visera nos permita variar su inclinación con facilidad. Otro de los puntos importantes en un casco integral, sobre todo para Enduro y MX, es que tenga buena capacidad de ventilación, teniendo en cuenta que su utilización durante varias horas y con gran esfuerzo físico, aumenta considerablemente la temperatura de nuestra cabeza, por ello, cuanta más ventilación disponga, mucho mejor.

PESO

La ligereza y la comodidad es muy importante, teniendo en cuenta que llega a cargar los músculos del cuello. El peso es otra de las características que puede diferenciar bastante entre marcas y modelos, pero tampoco hay que obsesionarse con ello, también hay que valorar los acabados, la comodidad, los sistemas de seguridad, etc. Comentar que todos los cascos independientemente de su composición, deben encontrarse homologados con las regulaciones europeas ECE/ONU R22.05.

Para aportar unos ejemplos sobre el tema del peso, un casco de Termoplástic ABS Policarbonato, suele moverse entre los 1250gr a 1500gr según talla. Respecto a los cascos Premium de Carbón, los pesos oscilan entre 940gr de lo más ligero que actualmente encontraremos en el mercado, como el Acerbis Steel Carbono, el Suomy MR Jump 990gr, junto con uno de los más exitosos, fabricado en Carbono Kevlar, el Airoh Aviator 2.3 AMS2 Six Days de 1040gr, le sigue de cerca, el Hebo Legen Carbon de 1050gr., el Just1 J12 Pro Racer Carbono con 1150gr., y el X-lite X-502 Ultra Carbon con 1.250gr. son algunos de los ejemplos de los cascos integrales más destacados del momento en cuanto a relación calidad, y bajo peso para off-road, tanto para el Enduro, como para Motocross.

Es importante destacar que las marcas, cuando indican el peso en su información, puede tener una variación de +- 50gr. Ello es debido a que el peso anunciado, varía según la talla.

Como novedad importante, comentar que a partir de este año 2020, es obligatorio en todas las competiciones a nivel mundial, que los cascos deportivos cumplan con la nueva homologación FIM, (FRHPhe-01), que se ha creado para unificar todas las homologaciones que existen en todos los países, y además, es más exigente a nivel de seguridad, ya que la FIM exige hasta 16 pruebas más con respecto a la homologación ECE 22.05. Para verificar si se encuentra homologado, la comprobación se realiza a través del código QR, insertado en la correa.

CASCOS TRAIL

Para las especialidad creciente de las Trail, los cascos suelen ser muy similares a los que hemos hablado de Enduro y MX, aunque debido a las exigencias de la especialidad del Trail, mayor tiempo en carreteras asfaltadas y mayor velocidad, necesitan unas características especificas algo diferentes; como una pantalla protectora que permite asilarse mejor del viento y de los insectos, empleo de visores solares para protegerse del sol, una visera más corta ya que esta perjudica a la ergonomía del casco a altas velocidades, un mayor campo de visión, además aconsejamos el cierre de doble anilla por más seguridad. También hay que tener en cuenta que si disponemos de una gran ventilación en carretera, nos puede molestar el ruido generado. Otra alternativa si no hacemos demasiadas pistas, podemos optar por los Modulares, que en ciudad o a baja velocidad su montonera se abre para poder circular más cómodamente, como un casco tipo Jet.

GAFAS OFF-ROAD

Las gafas son un complemento que también siempre llevaremos junto al casco de Enduro/MX como medida de protección para los ojos, evitando golpes y arañazos con las piedras o ramas, entrada de polvareda, barro, agua, etc. El marco de las gafas es acolchado, con espuma que evita dañar la piel, en algunos casos pueden llevar dos o tres capas de espuma moldeada antialérgica para evitar el sudor, además evita la entrada de elementos. También es importante que sean flexibles y ergonómicas.

Es otro de los productos que con los años han ido evolucionando, realizadas con marcos de uretano flexible o similar, con cristales que pueden cambiarse rápidamente, disponibles en transparente, ahumadas, de color, de espejo, etc. Hay que tener en cuenta si vamos lentos, por ejemplo en trialeras o según la temperatura, que se llegan a empañar con facilidad, por lo que es importante adquirir gafas con doble cristal que disponen de una pequeña apertura de ventilación en la parte superior, que permiten la entrada de aire para facilitar el desempañado de las mismas, sobre todo en días fríos o lluviosos.

El cristal antiarañazos, el tipo de lentes y la óptima circulación del aire, son las principales ventajas de un modelo u otro, además del precio, evidentemente. La principal diferencia entre las gafas normales y las buenas, es la calidad de la lente.

La tecnología y la innovación han permitido disponer en la actualidad de lentes de policarbonato, que no se fragmenta, lentes con protección UV y Polarizadas, para bloquear y filtrar los rayos del sol, reducen la fatiga y las lentes fotocromáticas, oscurecen o aclaran según la radiación magnética.

La cinta que sujeta las gafas con el casco, deberá disponer de sujeción antideslizante a base de silicona de alta duración, para que quede bien fijada.

También las gafas pueden equipar diferentes accesorios, como protector nasal desmontable, sistema roll-off, que es una película transparente colocada en posición diagonal en las gafas, y que tiene dos rollos a cada lado, lo que permite que se pueda correr a voluntad en caso de suciedad, para volver a tener una buena visión. Los tear-offs o tirables, que son unas láminas tipo film transparente, disponen de la misma forma que las lentes y se instalan en los pivotes laterales de las gafas, la parte larga a la izquierda, lo que facilita sacarlos con rapidez para mejorar la visión en caso de barro. Igualmente, estos productos se pueden utilizar en circuito, mientras que para el enduro en campo abierto, no están permitidos ya que ensucian el medioambiente.

Algunas monturas también están diseñadas para poder equipar unas lentes graduadas insertadas dentro de las mismas.

Fuente: enduromagazine Fotos: Airoh, Just1, Husqvarna-Motorcycles, Bell Helmets, Joan Ventura©, S2Motorsport, Leatt, Acerbis, O.Puig Bultó©