Dakar14_E3_Rosa_Romero_1

Rosa Romero ha pasado un auténtico calvario durante la tercera etapa del Dakar 2014, celebrada entre las localidades argentinas de San Rafael y San Juan. La piloto del Sicart Team ha sufrido para llegar hasta la meta en esta primera etapa maratón para las motos en la presente edición, que ha trascurrido por las laderas del Aconcagua, alcanzando los 4.300 metros de altitud. “Lo he pasado muy mal, pero he llegado que es lo único que cuenta”, ha declarado la esposa de Nani Roma.

A falta de pocos kilómetros para acabar la especial, la organización nos ha desviado por un recorrido alternativo para ahorrarnos unas subidas muy fuertes de la parte final. Poco después, el way point nos indicaba que debíamos descender por unos precipicios muy peligrosos en los que muchos pilotos se han accidentado. Ha sido una jornada caótica, de mucho riesgo y, cuando se ha hecho de noche, por prudencia hemos decidido parar y esperar al amanecer, acampando en un cañón sin salida”, explicaba la brava piloto del Sicart Team.

rosa romero etapa 3

Ya con los primeros rayos del sol y siempre en compañía de su fiel escudero Alberto Salido, Rosa Romero reemprendía la marcha y conseguía llegar al campamento con el tiempo justo para tomar la salida de la cuarta etapa. “He pasado frío, me han tenido que dar oxígeno por la altura y apenas he dormido, pero estoy orgullosa de haber llegado hasta aquí y me veo con fuerzas de acabar esta etapa maratón. La moto funciona bien y no he notado ningún dolor en mi muñeca izquierda de la que me operé hace poco”, aseguraba montada ya en su Yamaha WR 450F, minutos antes de iniciar la cuarta jornada del Dakar entre San Juan y Chilecito, con 352 kilómetros cronometrados.

El destino ha querido que, mientras la piloto del Vision Advisors Sicart Team estaba viviendo la otra cara del Dakar, su marido Nani Roma saboreaba su momento más dulce de la presente edición, al vencer la etapa en coches y colocarse líder de la general. Mientras tanto, sus tres hijos Abril, Júlia y Marc siguen con pasión la aventura de sus padres desde su hogar de Santa Maria de Merlès (Barcelona).

Fuente y foto:  Mediagé Comunicación