Dakar14_E5_Rosa_Romero_2

Rosa Romero ha dicho adiós al Dakar 2014. La piloto de motos del Sicart Team se vio obligada a abandonar ayer en mitad de la quinta etapa, cuando su moto Yamaha WR 450F se detuvo por un fallo técnico. Todos los intentos por solucionarlo resultaron en balde y Rosa tuvo que despedirse por tercera vez de la aventura dakariana, el mismo día que su esposo Nani Roma saboreaba la gloria del triunfo en coches.

El motor no soportó el calor y se rompió. Enseguida vimos que no había solución y que lo mejor era pedir que me rescataran. Fui evacuada en helicóptero y, sobrevolando la pista, vi de todo: motos incendiadas, pilotos accidentados, coches volcados… más que una carrera parecía Vietnam. Yo estaba deshidratada y me bebí 4 o 5 camelbacks de agua seguidos. Un médico de la organización me confesó que nunca había visto nada igual”, narraba la piloto del Sicart Team.

El motor de su Yamaha WR 450F cedió en mitad de las dunas y cuando el termómetro marcaba más de 45ºC de temperatura. Rosa había recorrido alrededor de 170 kilómetros de la quinta etapa y, en su paso por el way point 3, figuraba en 89ª posición. Tan sólo le faltaban 40 km para llegar a la meta y afrontar la última etapa antes de la jornada de descanso, programada para este sábado.

Dakar14_E5_Rosa_Romero_1

Ha sido una verdadera lástima acabar de esta forma, después de lo mucho que he padecido estas últimas dos etapas. He dormido a la intemperie, pasado frío, hambre, sed, sueño, calor… pero todavía me encontraba con fuerzas de seguir adelante”, confesaba una apesadumbrada Rosa Romero.

A pesar de todo, no pierde la moral y asegura tener la conciencia bien tranquila: “Me siento orgullosa de cómo lo he hecho. Estoy contenta de la navegación y de mi resistencia física. En ningún momento había pensado en arrojar la toalla y estaba convencida de poder llegar, como mínimo, a la etapa de descanso”.

Además, Rosa recuerda que “lo importante es que ni Alberto Salido ni yo nos hemos hecho daño. No debemos olvidar que esto no es más que una carrera y que no vale la pena jugarse la vida”. Su mochilero Salido, que no la dejó sola ni un instante, también decidió desistir en el intento de acabar el Dakar 2014.

El gran consuelo para Rosa fue que, al llegar al campamento de Tucumán, recibía la agradable noticia de que su marido Nani Roma era el ganador de la etapa en coches y líder de la general. “Está haciendo un gran Dakar y estoy muy contenta por él. Ojalá siga igual hasta el final”, sentenciaba la piloto del Vision Advisors Sicart Team que todavía no ha decidido cuando regresará a casa.

Fuente y fotos: Mediagé Comunicación